Navegar en el mar de la bondad y la compasión


"La alegría es más rara, más difícil y más bella que la tristeza. Cuando

hagas este importante descubrimiento, abraza la alegría como una obligación moral"

André Gide.


Me hace bastante sentido esta frase de André Gide tras haber concluido las dos semanas del programa dedicadas a nosotros mismos. Con menor o mayor intensidad darnos cuenta que nos hacemos la vida difícil, duele y aunque hallamos la existencia de sabias formas de abordarlo, sigue faltando algo.


Este "algo", que en la sesión de amor hacia uno mismo descubrimos que es nuestra aspiración a la felicidad, nos conectó con la alegría, el gozo, con una mentalidad positiva y de abundancia. Me encanta la metáfora usada por Rick Hanson respecto a nuestro sesgo cerebral negativo; velcro a lo negativo y teflón a lo positivo.


En esta semana nos ha surgido el deseo de revertir esta tendencia y que el velcro sea a lo positivo. Para ello practicamos la auto-apreciación, saborear las experiencias, reconocer nuestros valores nucleares y la gratitud.




Ximena, en este momento del camino nos ofrece su experiencia, y su relato se sitúa en el momento de recibir la invitación al programa...

"Lo primero que me gustó es que fue un regalo, mi alma no sabía que lo necesitaba... me avisaron en la noche antes: "Empieza mañana ...tómalo o déjalo" y cómo muchas de las mejores cosas de la vida suceden sin que las busquemos, simplemente llegan y el desafío es lograr "ver" el regalo que es y abrirlo!!!! Llevo practicando meditación hace algunos años y resultó una aventura partir de nuevo desde el principio!!!! era como volver a recorrer el camino desde su comienzo y volver a deslumbrarse con cada detalle: Inhala Exhala Uno para ti Uno para mi Siente cuando inspiras Siente cuando expiras

Han aparecido muchos lugares nuevos en este camino, es difícil explicar aquellas pequeñas y grandes cosas de las que he logrado darme cuenta.... Hoy es de esos días donde me viene demasiado bien actuar con más cariño conmigo.

Hay tantos días en que siento que lo que soy nos es suficiente, que no alcanzo a ser, ni hacer lo que me gustaría y descubrí que la comparación con otros ha sido por tanto tiempo mi manera de reafirmarme a mi misma ( si es que me fue mejor que a los otros) y a pensar que soy un desastre si me comparo con aquellos que admiro.... es cómo vivir sentada en un balancín... agotador!!!! Pero a veces logro estar en mi centro y sentir que el camino es mío y no hay comparación posible sino conmigo misma. Y entro suavemente en el terreno de la aceptación, donde meditar, no apaga la voz interna pero la suaviza y simplemente me detiene a contemplar cómo pasan mis juicios acerca de mi misma... muchos siguen ahí, es solo que ahora los miro con más dulzura, con más humor... los dejo pasar...

Este tiempo juntos ha sido una invitación a navegar en el mar de la bondad y la compasión, a dejarme sostener para mirar el cielo estrellado y saberme pequeñita bajo un universo inmenso, ser uno, ser parte. .... Ha sido un tiempo de recordar que la felicidad se alimenta de gratitud , así que una vez más muchas gracias por invitarnos a caminar juntos este camino !!!!

Xime.




(Las imágenes de este post fueron elegidas por ella, representan todo lo compartido y más, este "más" bajo el dicho: ¡"Una imagen vale más que cien palabras"!)


Abrazos

Claudia J.



108 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo