Inhalando y exhalando autocompasión

La sesión de autocompasión fue muy enriquecedora, marcada por la delicadeza, la calidez, la protección y el sostén que todos los que participamos de ella nos ofrecimos.

Este grupo experimenta altos umbrales de sufrimiento, y centra su quehacer laboral 100% en el cuidado de un otro, por lo mismo fue una sesión radical, clave y removedora.


Desde que comenzamos he apreciado las múltiples maneras en que han empezado a utilizar su respiración y como ya notan sus efectos.


Este mismo inhalar y exhalar continuo y con un tinte cariñoso nos dio la oportunidad de trabajar la autocompasión como cuidadores.

Por una parte como un recordatorio de la capacidad limitada de controlar el sufrimiento ajeno y desde esta perspectiva, también como una manera de situarnos dentro del flujo compasivo, ¡¡gran desafío para el cuidador!!.





Pilar nos lleva a su experiencia con su relato:


Semana de trabajo hacia uno mismo


Los ejercicios de la sesión del día 20 de abril, movilizaron varios temas en mí. El patrón respiratorio, uno para mi uno para ti, inspiro para mi exhalo para ti, me permitieron vivenciar la posibilidad de estar conmigo y en el cuidado del otro.

Me remontaron a un tema personal e íntimo de cuidado de mí, de la necesidad de un límite sano que puedo ejercer, cómo experimentar en el día a día la posibilidad de cuidar del otro, atender al otro y darme mi lugar, un lugar que aún a los 43 años me cuesta mantener en el día a día.


Es tan fácil para mi poner el foco de atención en los otros y en cómo ir cuidando de forma amorosa y respetuosa a esos otros y tan fácil también olvidar que yo puedo, quiero y debo cuidar de mí.


He realizado otras practicas de respiración, pero no conocía esta y me viene de maravilla ahora, en el contexto de la pandemia, en que mi trabajo me interpela aún más a cuidar del otro, mi vocación de cuidado del otro me ha hecho cuestionar si puedo seguir en este camino.

Este patrón de respiración me da un tiempo para caminar este camino en una forma que no conocía e incorporar esta vivencia en mí, conmigo.

Pilar.

143 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo